Crear una marca competitiva …¿Y si tu marca es una “petarda televisiva”?

Para crear una marca competitiva hay que tener en cuenta que la identidad va más allá de nuestra imagen gráfica. Nuestra manera de relacionarnos con clientes y usuarios, el tono, la forma de contestar, nuestra capacidad de ser genuinos en nuestro ámbito, construye la personalidad corporativa de productos, servicios y empresas. El paradigma que está construyendo la sociedad digital con la web 2.0 y las redes sociales, fuerza a las empresas a revisar su posicionamiento como marcas y su programa de branding.

El diálogo unidireccional marca > cliente ha llegado al punto de no retorno, la nueva realidad social ha destruido la fórmula tradicional de construir opiniones no contrastables alrededor de la marca. Lo que obliga a las marcas a ser sociables, a definir personalidades, a desarrollar estrategias con discursos empáticos y en definitiva a revisar su programa de posicionamiento corporativo para encajar en la nueva realidad y mantener su competitividad.

Crear una marca competitiva:

  • ¿Qué quiero ser para mi marca?
  • ¿Qué personalidad debe adoptar mi marca?
  • ¿Qué personaje podría ser mi marca si ésta fuera una persona? ¿Atenta y dispuesta, juvenil o madura, descarada, cercana, intelectual, fiable y respetuosa, creíble…?.

Todo, absolutamente todo lo define el target. Para crear una marca competitiva nuestra identidad y nuestro posicionamiento deben adecuarse a nuestros clientes, usuarios y públicos de influencia.

Las marcas deberán aprender cómo las personas a relacionarse y adoptar nuevas soluciones en este entorno social que ha cambiado las reglas del juego, y que evoluciona continuamente.

En adn studio desarrollamos programas de branding y posicionamiento corporativo, que permiten a las empresas aumentar su competitividad cambiando su forma de relacionarse, reforzando los vínculos generadores de confianza en su tono de comunicación y estableciendo posicionamientos honestos y auténticos.
Hoy uno de los principales objetivos para las marcas debe ser, el de ser un interlocutor válido y fiable, los clientes quieren hablar con la marca.
Con ello conseguiremos tomarle el pulso a la realidad del mercado, conocer de primera mano sus inquietudes y necesidades, establecer dinámicas sociales con los clientes, desarrollar campañas de marketing totalmente dirigidas, adaptarnos a sus realidades y motivaciones y lo mejor, controlar y mejorar día a día nuestra reputación como marca.