Categorías
Blog

La pirámide de branding

La pirámide de branding es la herramienta que resume el adn de nuestra marca y sintetiza en una sencilla infografía qué es la marca, cuál es su propósito, a quién se dirige, qué expectativas satisface y porque es significativa para nuestra audiencia.

La pirámide de branding es un elemento de contraste fundamental para cualquier encargo comunicativo, ya que es un filtro instantáneo para validar cualquier creatividad o nueva herramienta de comunicación visual que nos propongan.

La pirámide de branding, pone blanco sobre negro y nos ayuda a distinguir si la propuesta creativa se ajusta al adn de la marca, si el tono de comunicación es el adecuado o si el mensaje será correctamente decodificado por nuestro target.

Pirámide de branding de adn

Estructura de la pirámide de branding

Estos son los puntos que desarrollamos en la pirámide de branding en adn studio

Esencia de marca

La esencia de marca es aquello inalterable de la marca. Con los años puede cambiar el tono de comunicación, el lenguaje verbal y visual, pero la esencia de marca permanece.

La esencia de marca asocia una característica o valor que le hace diferenciarse y destacar de competidores. Es aquello valioso para su público «usuarios o consumidores» que está implícito cada vez que interactuamos con la marca.

Promesa de marca

La promesa de marca es el compromiso que como marca adquirimos con el cliente cada vez que compra o usa nuestros productos o servicios. Lo que el cliente espera satisfacer con la marca, aquel beneficio que cumple o colma sus expectativas y necesidades.

Propuesta de valor

La propuesta de valor en el branding se centra en hacer una promesa clara e inequívoca basada en resolver un problema o una necesidad al cliente potencial.

Lo que realmente desea y hará que elija nuestra marca de entre todas las que tiene a su alcance.

Una buena propuesta de valor se define como un deseo cumplido. Como marca existimos para cumplir este propósito.

Emociones que me hace sentir la marca

Lo que de verdad permanece y arraiga en las personas de productos y servicios que consumen son las emociones que la marca sea capaz de transmitir.

Las emociones que despertamos a nuestra audiencia y nuestro comportamiento, definen en gran medida la personalidad de marca.

Personalidad de marca y tono de comunicación

La personalidad de marca es el conjunto de características expresivas y de comportamiento de la marca. Estas modelan la forma en que las personas sienten la marca e interactúan con ella. La personalidad de marca se ve reflejada en el comportamiento.

Identidad corporativa

Branding, Naming, logotipo, imagen corporativa, tipografías, colores corporativos, lenguaje visual, estilo fotográfico y todos aquellos parámetros gráficos y visuales que permiten diferenciarnos y ser claramente reconocibles para nuestro público y mercado objetivo.

Propósito de marca

Lo que cumple, aporta o satisface el producto o servicio (marca) cuando lo compras, usas o consumes.

Beneficios racionales

Los beneficios racionales de la marca que se resumen en definir:

¿Qué gano comprando tus productos o servicios?
Se trata de las ventajas funcionales, lo que técnicamente hace la marca, aquellos activos y atributos diferenciadores.

La lista de aquellas soluciones o respuestas específicas que dan los productos o servicios que representa la marca a las necesidades del consumidor. No se trata tan solo de la característica técnica, se trata lo que gano con ella.

La pirámide en el posicionamiento estratégico de marca

El objetivo principal del posicionamiento estratégico de una marca es establecer una ventaja competitiva capaz de expresar la naturaleza y autenticidad de la marca. En un mercado cada vez más competitivo, desarrollar una estrategia comunicación que nos permita ser recordados y promover la repetición de compra, debe ser una de las máximas aspiraciones de la marca. La pirámide de branding permite implantar el posicionamiento estratégico de una marca en cualquier acción o herramienta de comunicación publicitaria.

Pirámide de branding